El coloquio de los perros

LA OBRA

Adaptación libre a partir de la novela de Cervantes

Después del «Retablo de las Maravillas» y de «En un lugar de Manhattan», nuestra admiración por Cervantes permanece intacta, convirtiéndose en un excelente compañero de viaje en este nuevo andar escénico de «El coloquio de los perros». Claro que los dos protagonistas de esta novela ejemplar, los discretos perros callejeros Cipión y Berganza, que fueron bendecidos por el don del habla durante una noche, cosa sobrenatural y jamás vista, no pudieron gozar de los adelantos que disfrutan sus actuales congéneres de cuatro patas del siglo XXI, muchos de ellos empachados de confort, consentidos como niños mal criados y colmados de atenciones y prozac por sus rendidos dueños, situación que se da en estos tiempos actuales en que el tan nombrado estado del bien estar humano parece que se desangra por las continuas puñadas que le han dado los bípedos de diversas variedades y especies, pecando de malicia y no «escusándose» con ignorancia.

Los viejos perros Cipión y Berganza a lo largo de su periplo han observado desde su mudez toda la condición humana, toda la miseria, todo lo ridículo de los bípedos, y antes de que se les acabe la noche y les desaparezca el don del habla cuentan la realidad auténtica: que los lobos son los pastores, que la defensa ofende, que las centinelas duermen, que la confianza roba y el que os libera os mata.

Esos dos canes sabios contemplan con asombro como los insensatos humanos de esta sociedad se emperran en ascenderlos de su cargo de simples y dignos perros, para así poderlos tratar y tutear como si fueran personas. Seguramente su buen olfato, no en vano nacen con la nariz abierta quince días antes de que se abran sus ojos, les ha permitido seguir en su condición de animales sin apartarse de la naturaleza. Por el contrario los bípedos llamados racionales en su delirio mistificador y prepotente sobre el mundo animal parece que cada vez se alejan más de ella. Que sirva este Coloquio de los perros actualizado del gran Cervantes para poner freno a tantos desmanes y refocilarnos con el buen entendimiento de Cipión y Berganza.

Ramon Fontserè (bípedo)

El coloquio de los perros

Dirección y adaptación

Dirección: Ramon Fontserè

Adaptación: Albert Boadella, Martina Cabanas y Ramon Fontserè


Ramon Fontserè – Cipión
Pilar Sáenz – Berganza
Dolors Tuneu – Personajes y animales que aparecen en las peripecias de Cipión y Berganza
Xavi Sais – Personajes y animales que aparecen en las peripecias de Cipión y Berganza
Xevi Vilà – Manolo

Equipo artístico

Espacio escénico: Albert Boadella y Ramon Fontserè
Ayudante de dirección: Martina Cabanas
Dirección: Ramon Fontserè

Diseño de iluminación: Bernat Jansà
Diseño de Sonido: Xavi Sáenz
Música: Carles Cases

Realización de escenografía, atrezzo y vestuario: Llorens Corbella
Coordinación técnica: Jesús Díaz Pavón
Técnico en gira: Xavi Sáenz
Asesora de máscaras: Assun Planas
Construcción de escenografía: Vicenç Prat
Sastras: Nuri Sellabona y María Monzón
Fotografía: David Ruano
Catering: Hort d’en Roca
Coordinación giras y medios: Alba Espinasa
Administración: Montserrat Arcarons
Producción ejecutiva: Marcos Amat

Una producción de:


Con la colaboración de:

INAEM 01 CAJETIN ROJO copiar